Hace un año, la vida de Paul Lee era muy diferente. Estudiaba arte en la universidad en Estados Unidos y trabajaba de 9 a 5 como camarero en un restaurante. Lo odiaba. Cuando el restaurante estaba libre, pasaba el tiempo leyendo libros de negocios. En casa, vio horas de vídeos online sobre cómo montar su propio negocio, cómo era trabajar desde casa y ser su propio jefe. Quería algo más.

«A lo largo de los estudios y de mi trabajo de 9 a 5, siempre sentí que perdía el tiempo. Nunca tuve el control, siempre estuve atrapado en una estructura, siempre trabajé para alguien más».

Desde entonces, ha creado su tienda de comercio electrónico para el cuidado de la barba, HUSKYBEARDen un negocio de seis cifras. Dejó su trabajo, abandonó la universidad y está pensando en su futuro de una manera diferente.

El viaje de Paul por la barba comenzó cuando decidió dejarse crecer la suya. Queriendo hacerlo bien, se adentró en el mundo de las barbas. Aprendió sobre las técnicas de recorte, los problemas de enredos y sequedad de la barba y la importancia de hidratar adecuadamente los folículos pilosos. Exploró la comunidad del vello facial en Instagram, y terminó en un grupo que descubrió que era muy unido y apasionado por mostrar su vello facial.


No esperes a que otro lo haga. Contrate usted mismo y empiece a tomar decisiones.

Empezar gratis

Reconocer el potencial de los nuevos productos

Cuanto más aprendía sobre las barbas, más veía el potencial del mercado. Muchas marcas de cuidado de la barba ya tenían éxito y había una comunidad de entusiastas dispuestos a apoyar nuevos productos.

Aunque dejarse crecer la barba puede parecer sencillo, después de todo, lo único que hay que hacer es dejar de afeitarse y dejar que la barba empiece a crecer, en realidad es un poco más complicado que eso. Es habitual que el vello crezca más rápido en unas zonas que en otras, haciendo que la barba tenga un aspecto irregular.

En situaciones como ésta, puedes recurrir a un producto para el crecimiento de la barba.

Y, como descubrió cuando empezó a buscar productos para sí mismo, hay un montón de productos ilegales y de aceite de serpiente por ahí. Encontró simples suplementos vitamínicos que se hacían pasar por milagros para el crecimiento de la barba, y otros preparados para el crecimiento del cabello que, aunque parecían dar resultados, venían acompañados de una serie de desagradables efectos secundarios.

Vio la oportunidad de crear un producto para el crecimiento de la barba que realmente funcionara.

Decisión importante: inversión de 10.000 dólares

Durante los tres meses siguientes, dedicó su tiempo, energía y dinero a investigar la fórmula para el crecimiento de la barba. Pasó cientos de horas leyendo complejos estudios científicos sobre ingredientes individuales, tratando de descubrir cuáles estaban legítimamente relacionados con el crecimiento del cabello. Consultó a científicos médicos y a empresas dedicadas al crecimiento del cabello para analizar sus hallazgos y determinar si los ingredientes de la fórmula que elaboró funcionarían.

Entonces contrató a químicos cosméticos para que le ayudaran a formular su producto. Hasta la fecha, había gastado 700 dólares de sus ahorros para desarrollar la fórmula y consultar con expertos. Estaba entusiasmado por seguir avanzando, acercando su producto a la realidad.

Resultó ser más difícil de lo que pensaba.

Los químicos que consultó le dijeron que para desarrollar su formulación, como mínimo, el primer lote requeriría la producción de 1.000 unidades y le costaría al menos 10.000 dólares.

Se trata de un negocio serio, dijo, y una inversión seria para un estudiante universitario que actualmente se gana la vida sirviendo mesas. Al fin y al cabo, era nuevo en el negocio y aún más en el mundo de la cosmética. Recuerda haber sopesado nerviosamente su decisión, pensando: «Ni siquiera sé si esto se venderá».

Sin embargo, se sentía preparado para ello. Más que nada, quería crear su propia empresa y sabía que dirigir cualquier negocio conllevaba cierto riesgo. «Me decía a mí mismo ‘tengo que tener valor, tengo que gastar estos 10.000 dólares y esperar que funcione'».

Se puso en contacto con varios reguladores de cosméticos para hablar de su idea de producto, esperando que las conversaciones le dieran la confianza necesaria para apretar el gatillo e invertir 10.000 dólares en su primer lote. Pero, en cambio, sus consejos fueron poco positivos.

Le advirtieron de las complicaciones normativas que conllevaba la creación de un nuevo producto que se clasificaría como medicamento. El proceso de «solicitud de nuevos medicamentos» de la FDA cuesta más de 2 millones de dólares y puede durar de 4 a 8 años. Aunque tuvo la tentación de saltarse el proceso de regulación, le advirtieron que la FDA acabaría por alcanzarle, lo que sería una muy mala noticia.

Con la confianza rota y sintiéndose completamente desinflado, aceptó que no iba a funcionar.

Descubrir los beneficios del Dropshipping

Una noche, mientras se quedaba despierto hasta tarde viendo vídeos de emprendedores en YouTube, se topó con la idea del dropshipping. Al hacer clic, descubrió más y más historias de emprendedores exitosos que hacían dropshipping con sus productos. A partir de ahí, cayó rápidamente en la madriguera de la información.

La mayor ventaja del dropshipping, descubrió, era que no tenía que invertir en su propio inventario. El proveedor almacenaba el inventario para él, y sólo pagaba por él cuando hacía una venta. Le pareció una opción más segura e inteligente que invertir en productos por valor de 10.000 dólares que tal vez no vendiera.

No tendría que ocuparse de la entrega ni de cómo el proveedor enviaría el producto directamente a sus clientes. Con el inventario y el cumplimiento bajo el cuidado del proveedor, su enfoque principal sería, en cambio, el abastecimiento y la venta de productos. Este modelo de negocio tenía sentido para él. Sabía que podía utilizar la gama de productos de dropshipping para hacer pruebas con clientes reales antes de decidirse a invertir en cualquier inventario.

«Cambié todo mi modelo de negocio de productos formulados a medida a la venta directa de productos de otras personas», dice.

Se suscribió, entre otros. Shopify e instaló Oberlo, que le permitía descargar productos de proveedores de dropshipping.

Los primeros días: probar y aprender

Los comienzos fueron difíciles. Con tanto que aprender, admite: «Al principio trabajaba en ella entre 10 y 12 horas al día, sin parar».

Descubrió que el abastecimiento de productos era la clave. «La mayor parte de mi tiempo, al principio, lo pasaba navegando por AliExpress, buscando cualquier cosa que pudiera vender relacionada con las barbas».

A base de pruebas y productos que no encajaban en el mercado, dio con el oro. Encontró un «producto ganador» – uno que conectara con su público objetivo. «Lo anuncié en Facebook y a todo el mundo le encantó». – dice. A partir de ahí, amplió sus esfuerzos, centrándose en el dominio de su estrategia publicitaria en Facebook y construyendo hacia el exterior. HUSKYBEARD Marca.

Puede que su propia barba no haya funcionado tan bien -en nuestra videollamada por Skype, parece excepcionalmente afeitado-, pero HUSKYBEARD siguió creciendo. La tienda alcanzó hitos tras hitos: la primera venta, el primer día de venta de 100 dólares, el día de venta de 500 dólares, el día de venta de 1.000 dólares. Recuerda lo emocionado que estaba entonces: «Cuando conseguí esos 1.000 dólares en un día, quería contárselo a todo el mundo».


En su primer año, HUSKYBEARD generó más de 100.000 dólares de ingresos.

Las cosas se estaban calentando con el negocio, y en el momento en que estaba ganando unos 3.000 dólares al mes, sabía que tenía que dar un paso adelante.

Así que, tras unos meses dirigiendo HUSKYBEARD, tomó una gran decisión. «Dejé la universidad y dejé mi trabajo. Fue bastante drástico». – Se ríe.

La siguiente etapa: construcción de la marca y dolores de crecimiento


Paul siempre supo que quería construir HUSKYBEARD como marca. Así que tomó sus productos más populares y trabajó con su proveedor para marcarlos y proporcionarles un envase de marca. «Sabía que tener un logotipo en los productos ayudaría definitivamente a la marca.

Comenzó a invertir en pedidos a granel de sus productos, negociando contratos con sus proveedores para pedir lotes de 200, luego de 500 y después de 1.000 productos a la vez. Al principio decidió cumplir con los pedidos él mismo, enviándolos desde su casa. Admite que fue un error. «Cuando recibimos por primera vez nuestro inventario, recibimos 1.000 productos y tuvimos que enviarlos todos nosotros. Estábamos solos mi primo y yo en nuestra casa, trabajando toda la noche para hacerlo». Recuerda el dolor de empacar y enviar un pedido tras otro: «Era un dolor de cabeza, era horrible. Era tan malo».

Ahora, el inventario para HUSKYBEARD está gestionada por una empresa de distribución externa que se encarga de la entrega de sus pedidos a clientes de todo el mundo. Este es un punto clave y una sugerencia que daría a cualquier dropshipper que esté pensando en pasar a gestionar su propio inventario.

Y aunque nunca tuvo la oportunidad de desarrollar su producto para el crecimiento de la barba, todas sus horas de estudio no fueron en vano. Desarrolló su propia línea de fórmulas personalizadas Aceites para barbaen una amplia gama de aromas.


El hecho de arriesgarse con su propio producto también le hizo llamar la atención, lo que le valió los elogios de uno de los barberos y barbudos más famosos, George Bruno.

Los grandes momentos: la conquista del Black Friday

Mirando hacia atrás, uno de sus momentos de mayor orgullo fue uno que requirió una gran cantidad de empuje. Después de varios meses de llevar la marca a tiempo completo, se acercaban el Black Friday y el Cyber Monday. Sabía que tenía que aprovechar el fin de semana de mayores ventas del año. Se preparó para ello durante 45 días, trabajando en estrategias para aumentar sus ventas. En sus palabras: «Asumí muchos riesgos, pedí dinero prestado a las empresas y a mi abuela.

En las semanas previas al Black Friday, centró su tiempo en construir su lista de correo. Sabía que captar la atención en el Viernes Negro era competitivo, por lo que quería asegurarse de que su mensaje llegara al público adecuado. Durante 30 días, organizó un sorteo de productos gratuitos para su Peine de barbaque le ayudó a recopilar más de 7.000 contactos. Se aseguró de alimentar a estos clientes potenciales con correos electrónicos que contenían contenido valioso, como los artículos del blog que escribió sobre el cuidado de la barba. Cuando por fin llegó el día, envió una serie de correos electrónicos a su lista de correo para promocionar una oferta de descuento del 20-40% en algunos de sus productos más vendidos.


Informe de ventas tras el loco fin de semana del Black Friday

A lo largo del fin de semana, observó cómo se sucedían las ventas. Cada vez más clientes hacían clic en los correos electrónicos y compraban productos. Al final del fin de semana, había recibido 210 pedidos y ganado más de 7.900 dólares. «¡Ka-ching!», su teléfono no paraba de zumbar con notificaciones de ventas. Respiró aliviado. El duro trabajo estaba dando sus frutos.


Los clientes satisfechos comparten sus compras en las redes sociales

Entonces, ¿qué es lo siguiente?

Ahora, Paul mira al futuro más allá de las barbas. Recientemente puso a la venta HUSKYBEARD en Mercado de intercambio y la vendió a otro empresario apasionado. Pero no ha terminado con el negocio, y ya ha puesto en marcha otra tienda y está adoptando el mismo enfoque de crecimiento que HUSKYBEARD. Vuelve a utilizar el método de dropshipping de Oberlo para probar sus productos en el mercado. Cuando dé con otro «producto ganador», lo utilizará para construir su próxima marca. Esta vez se ha centrado en hacerla aún más grande y quiere convertir el negocio en una gran marca internacional. Ahora también ofrece a los aspirantes a empresarios de comercio electrónico orientación y tutoría individual a través de su empresa. ECOMSWIFT.

Este enfoque de «probar y aprender» ha sido la clave de su éxito, dice. «Sin Oberlo, no habría podido encontrar productos ganadores ni escalar en absoluto». Y para cualquiera que siga pensando en crear un negocio utilizando el mismo modelo, está de acuerdo en que es un gran enfoque: «Las posibilidades son infinitas».

Siga a Paul para ver lo que hace a continuación en Instagram y YouTube.

¿Quiere saber más?

Rubén García

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here